Ontinyent, caminos por recorrer

Qué visitar

Iglesia arciprestal de Santa María

IGLÉSIA ARCIPRESTAL DE SANTA MARÍA

    Edificio de extensa cronología, a pesar de que las partes sustanciales fueron edificadas en los siglos XIV-XVI. Ocupa el lugar donde después de la ocupación cristiana se construyó un primer templo, probablemente sobre la mezquita islámica. Nada más entrar sobre una de las puertas y a una buena altura encontraremos el sepulcro de Llop Llopis de Vaello, primogénito de uno de los caballeros que realizaron el reparto de las casas y las heredades del término de Ontinyent en 1250. Buena parte de la fábrica del templo corresponde a la primera mitad del siglo XVI, aunque encontramos diversas intervenciones anteriores (siglos XIV-XV) y posteriores (XVII). Esta documentada una intervención a mediados del siglo XV que correspondería a la construcción de un ábside y a la apertura de los brazos, la cual cosa la dotaría de una planta de cruz latina.

    La reforma definitiva (1518-1530) fue obra de Benet Oger, maestro de obras originario de Lyon  (Francia). En este momento se abastecen las dos bóvedas de los pies, de rampante redondo perfecto, una de las cuales (la central) reproduce la traza de las bóvedas de la lonja de Mercaders de Valencia. Los restos de las ventanas laterales nos permiten saber que reproducían diseños de la misma lonja de la capital. Las dos bóvedas se sustentan sobre pilastras en forma de soga y helicoidales de arista viva. La magnífica portada renacentista (hacia 1535) es una de las más bellas y remarcables del primer Renacimiento valenciano. Las capillas laterales (hacia 1540) fueron obra de Joan de Batea, maestro picapedrero vascofrancés que acabará residiendo en Ontinyent.

    A mediados del siglo XIX tiene lugar una profunda y desafortunada remodelación, con la relectura estética del neoclásico academicista que se saldó con el cubrimiento de las bóvedas y la destrucción o enmascaramiento de las pilastras y ventanas de piedra picada gótica. El proceso de repristinación a finales de los setenta ha permitido descubrir las bóvedas y adivinar el aspecto primigenio de las pilastras.

    El presbiterio fue construido hacia 1570, aunque reformado a finales del XVII, y justo debajo mismo encontramos la cripta donde se pueden apreciar los vasos donde eran enterrados los presbíteros. La sacristía fue edificada entre 1580-1610.

    La capilla de la Purísima (1662-1692) fue construida casi simultáneamente al campanario (desde 1689). En ella se venera la imagen de la patrona de la población, labrada en plata maciza. Entre los objetos muebles hay que destacar: la tabla de la Anunciación (siglo XV), los óleos de José Segrelles (siglo XX) en el presbítero y en el lateral del crucero, la magnífica pila bautismal florentina de la segunda mitad del XVII, la colección pictórica de Vidal i Tur con obras de Ribalta y anónimos del XVII, y las tallas del Santo Sepulcro (1943) y la Soledad (1943-1944) de Mariano Benlliure.

    

    El campanario de Santa María es uno de los referentes simbólicos y identificadores de la ciudad. Construido en diversas fases durante los siglos XVII-XIX. La construcción se inició en 1689 y se dilató veinte años. El segundo cuerpo y el remate de la torre de campanas, edificadas hacia 1745, sufrieron los efectos del terremoto de 1748. Su apariencia actual, con el remate de forja, es consecuencia del impacto de un relámpago en mayo de 1859 que obligó a la demolición del anterior y a la construcción del actual hacia 1880. Su esplendor y grandiosidad se ha visto realzada a raíz de la demolición de las casas que había a los pies que ha dejado a la vista las fortificaciones de diversas épocas que le sirven de base. En el campanario se conserva una de les campanas más antiguas de la Vall d´Albaida, la campana del Relloj llamada de Rauxa i Foc (1563). Merece la pena hacer la visita guiada los domingos por la mañana para ver desde la cima la panorámica de la Vall  d´Albaida y de la sierra Mariola.

    Para descargarse el folleto "La Iglesia de Santa María y el campanario de la Vila" pinche aquí