Ontinyent, caminos por recorrer

QUÉ VISITAR

Palau de la Vila

EL PALAU DE LA VILA

Palau de la Vila

     Construido en el extremo noroeste del recinto medieval de la Vila, sobre el río Clariano, el Palau de la Vila debió ser un antiguo alcázar andalusí. Una vez conquistado el Hisn Untinyân por el rey Jaume I, hacia 1245, fue residencia real y posteriormente palacio nobiliario.

     Fue declarado monumento histórico-artístico en el año 1974, con el nombre de Palacio de la Duquesa de Almodóvar (última propietaria noble), que después pasó a ser bien de interés cultural. El edificio fue sometido a una integral rehabilitación (2008-2011) gracias a una ayuda del Ministerio de Fomento, en base al 1% cultural. Desde 2012 acoge las sesiones plenarias del Ayuntamiento de Ontinyent, el Museu del Tèxtil Valencià, el Museu dels Gegants i Cabets y la Oficina de Turismo.

     El recinto del Palau tenía una función defensiva en los años iniciales de la conquista feudal y al mismo tiempo era sede de un embrionario aparato administrativo y político municipal. Convertido en residencia real, la tradición dice que Jaume I, Pedro el Grande y Jaume II hicieron uso de sus estancias. A principios del siglo XVI pasó a ser propiedad del linaje de los Blasco. Luis Blasco, miembro del Consejo Supremo de Aragón, consolidó su importancia como principal edificio privado de Ontinyent.

     En 1666 —cuando era propiedad del conde de Carlet— acogió la visita de la infanta Margarita de Austria (hija de Felipe IV). A la muerte de la Duquesade Almodóvar (1814), el edificio comenzó una larga decadencia hasta su adquisición por parte del Ayuntamiento de Ontinyent en el año 1990, que promovió su recuperación.   

     El criptopórtico es un neologismo que significa pórtico enterrado, y actúa de contrafuerte de las edificaciones superiores a base de bóvedas de cañón y grandes arcos de medio punto de ladrillo y mazonería, con otro gran arco diafragmático de sillares y una galería en rampa, de cobertura ojival que configura el antiguo acceso.